ES EN

La Directiva del Test de Proporcionalidad tendrá una especial consideración con las profesiones sanitarias

El Consejo de la Unión Europea ha aprobado la “Directiva relativa al Test de Proporcionalidad antes de adoptar o modificar nuevas regulaciones de profesiones”. Esta Directiva, que comenzó a tramitarse en enero del 2017, tiene una gran relevancia para las profesiones sanitarias ya que crea un marco jurídico para la realización de evaluaciones de la proporcionalidad antes de introducir o modificar las disposiciones legislativas, reglamentarias o administrativas existentes que restrinjan el acceso a las profesiones reguladas o su ejercicio.

El Consejo General de Enfermería ha mantenido un liderazgo y una presencia continua en la génesis y desarrollo de la misma durante su etapa de presidencia de la Red Europea de Reguladores de Enfermería. Ello ha tenido ente otras consecuencias positivas la especial consideración que la directiva lleva a cabo en relación con las profesiones sanitarias (art.30) pese a la posición inicialmente mantenida por otras profesiones sanitarias -concretamente la profesión farmacéutica- que plantearon quedar al margen de la misma. “Creemos que el contenido de la norma, si bien no establece elementos de carácter impositivo para los estados miembros, establece con claridad cuáles han de ser los elementos precisos para una buena regulación de las profesiones y, en nuestro caso, de una profesión sanitaria titulada y regulada como es la enfermería”, aseguran desde el Consejo General de Enfermería. “Estamos contentos de que el texto final de la directiva haya podido incorporar las modificaciones que desde el Consejo General se propusieron en su momento a la Comisión Europea y  que redundan en beneficio de la seguridad de los pacientes”, añaden.

La redacción de esta directiva ha sido intensamente debatida en las reuniones mantenidas entre el Parlamento Europeo, Consejo de la UE y Comisión Europea-, alcanzándose en el mes de marzo un acuerdo político entre las instituciones y por tanto facilitando de este modo su aprobación la semana pasada por el Parlamento Europeo en primera lectura y por el Consejo ayer en primera lectura también.

El proceso culminará una vez se proceda a la firma del texto por parte de los presidentes de la Eurocámara y del Consejo, a partir de lo cual se llevará a cabo su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea. Los Estados Miembros, entre ellos España, dispondrán de un plazo de dos años para trasponerla a sus legislaciones nacionales.

Redacción

Utilizamos cookies analíticas propias para obtener información estadística sobre la navegación de los usuarios con el fin de medir la actividad de este sitio web e introducir mejoras en nuestros servicios. Puedes obtener más información y configurar tus preferencias aqui.